La fabulosa planta de Ficus Benjamina

La planta de ficus benjamina puede que no se nos sea extraña, ya que muchos de nosotros la podemos apreciar en los jardines y en las calles de muchas partes del mundo. Esto se debe, a que es excelente para su cultivo puesto que no requiere de muchos cuidados mayores.

El ficus benjamina pueden llegar a crecer fácilmente hasta unos 30 metros de altura, con ramas blancuzcas y con hojas de aproximadamente 8 centímetros de largo, que cuando se produce un corte, sueltan un líquido lechoso. Esta planta tiene una pequeña fruta, que crecen mayormente cuando se encuentran en exteriores, el cual es uno de los alimentos preferido de varios tipos de aves, en especial de las zonas de Tailandia y Malasia, en donde el árbol es nativo.

La particularidad de la ficus benjamina es que es una planta arbolea estranguladora, lo cual significa que en su periodo de crecimiento, esta se crece al trepar por el tallo de los árboles, en donde una vez llegada a la cima, comienza a crecer sus raíces de manera que cuando toca el suelo, estas comienzan a endurecerse ofreciéndole el soporte necesario para su sustento.

Otra característica del ficus benjamina, es su peculiar sistema de defensa, que cuando esta planta siente amenaza potencial, se desprende de todas sus hojas. Por lo que muchas personas han llegado a pensar que el árbol está pereciendo. Si se llegase a dar el caso de este desprendimiento de hojas del ficus benjamina, no hay que alarmarse, debido a que sus hojas nuevas vuelven a crecer con bastante rapidez.

 

Cuidados y Cultivo

Hay que tener en cuenta, que el ficus benjamina es una planta que requiere de sol, por ende, lo ideal es que se de en espacios bien iluminados; sin embargo, no es aconsejable que a esta le caigan los rayos del sol directamente. Esto con la finalidad de evitar quemaduras y así conservar el verdor fresco que caracteriza esta estupenda planta.

Por otro lado, la temperatura mínima soportada para el crecimiento de esta planta es de 12°C, por lo que puede aguantar cierta cantidad de frío dependiendo de las estaciones del año. Por otro lado, si las temperaturas son superiores a 18°C, entonces se puede rociar la planta con un poco de agua para mantener el color verdoso y la frescura en las hojas.

Con respecto al abonado, es recomendado aplicar abono natural al ficus benjamina cada 15 días en primavera. Esto le dará el sustento necesario para que la planta pueda mantener su apariencia por todo el año, o al menos hasta le llegada del otoño, que es cuando se desprende de sus hojas naturalmente como la mayoría de los árboles.

Uso más común

Las plantas de ficus benjamina son utilizadas principalmente como ornamento, debido a su fácil crecimiento y el poco requerimiento en cuidados que necesita. Por lo que es muy común ver como se les da formas diferentes en jardines en las zonas en donde crece esta fabulosa planta. Es ideal para darle una apariencia de frescura a las zonas internas de la casa de manera completamente natural.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*